Boca

Cuídate la boca y su microbiota

La salud de la boca es básica para tu bienestar

Todo el mundo habla de la microbiota intestinal. ¡O al menos, da esa impresión! Y eso es fenomenal: se le debe dar la importancia que tiene en nuestra salud. Tiene múltiples funciones y se ve influída por lo que comemos, los fármacos que tomamos, el estrés, la actividad física, los ritmos circadianos…

Sin embargo, se habla mucho menos de la microbiota oral. Es curioso que, con lo importante que es la salud de la boca, no se le preste demasiada atención. En España hay millones de personas con enfermedad periodontal y caries. El tabaco, el alcohol, la diabetes, la obesidad, ciertos factores hormonales, la genética… (y por supuesto la mala alimentación y el estrés, también) son factores de riesgo para las enfermedades periodontales.

Aunque yo sea internista, he tenido ocasión de revisar muchas veces el tema de la salud y la microbiota oral, y la influencia que tienen en la salud de todo el cuerpo. Si te interesa mucho este tema, puedes leer el artículo de revisión que escribí para Dentista Moderno. En Slow Medicine Revolution entrevistamos además al Dr José Luis de la Hoz para hablar específicamente sobre la boca y sus cuidados. Desde luego, yo a mis pacientes les miro la boca o les pregunto por su estado si la consulta es a distancia: si sangran las encías, cuándo han ido al dentista por última vez, si tienen bruxismo, si llevan amalgamas…

Además de bacterias, en la boca también hay hongos, arqueas y virus; incluso, algún protozoo (aunque parece que éstos suelen ser más bien fastidiosos en la boca). Incluso ya se habla de dos tipos de personas según el perfil de hongos que predominen en su boca.

¿Qué hace la microbiota oral?

Aún hay gente que piensa que “todas las bacterias de la boca son malas”. Es un error. Una microbiota oral saludable cumple muchísimas funciones como:

-Evitar que las bacterias “malas” puedan proliferar y generar problemas como la caries o la patología periodontal.

-Contribuye al inicio de la digestión de los alimentos.

-Mucha gente no lo sabe, pero hay alimentos que contienen nitratos. Ciertas bacterias los transforman en nitrito y éste pasa a óxido nítrico. Son sustancias importantes con propiedades antiinfecciosas y antiinflamatorias. Además, el óxido nítrico es importante para la salud cardiovascular.

-El funcionamiento normal de la mucosa oral y del sistema inmunitario también depende de la microbiota oral.

La disbiosis o desequilibrio de la microbiota oral es el camino a la caries o enfermedades periodontal. De aquí se pasa al “leaky mouth” y la contribución a diversas patologías sistémicas por la aparición de la inflamación crónica de bajo grado y la endotoxemia. Alzheimer, psoriasis, infartos, diabetes, ciertos tumores, problemas en el embarazo, artritis reumatoide… son sólo algunas de las situaciones en las que el cuidado de la boca es FUNDAMENTAL: se ha relacionado la presencia de ciertas especies de bacterias patógenas en la boca con la fisiopatología de todas ellas (y otras enfermedades).

Son especialmente «malas» (patógenas):

-En la disbiosis cariogénica: Streptococcus mutans y Propionibacterium acidifaciens, junto a especies de Veillonella, Actinomyces, además de especies cariogénicas de Lactobacillus (también hay Lactobacillus «buenos»!).

-En la disbiosis de la patología periodontal: Porphyromonas gingivalis, Aggregatibacter actinomycetemcomitans, Prevotella intermedia, Treponema denticola, T. forsythia, Fusobacterium nucleatum y Campylobacter rectus

Además, ya se sabe que los microorganismos de la boca pueden llegar al intestino, sobre todo si hay hipoclorhidria, por ejemplo. Hay personas que tienen disbiosis intestinal (incluso SIBO) de origen oral! He tenido pacientes cuyo problema principal para sus problemas digestivos venía de la boca. El problema es que muchas veces no hay ningún síntoma local a nivel oral y se tarda mucho en solucionar el problema si no se va al dentista a las revisiones.

¿Cómo nos debemos cuidar la boca?

-La alimentación debe ser prebiótica y antiinflamatoria. No se debe comer entre horas. Hay que huir de las bebidas azucaradas o con burbujas. Es conveniente comer texturas duras también, para darle trabajo a los músculos de la cara. Por cierto, esto no es solo para la boca, sino en general: es conveniente masticar cada comida al menos 30 veces para hacer bien la digestión.

-Ya sabes que la higiene de la boca es importante: desde el oil pulling con aceite de coco hasta el cepilla de los dientes pasando por la sede o los cepillos interproximales. Evita los colutorios comerciales; úsalos sólo si tu dentista te los indica. El aceite de coco en cambio es beneficioso para tu microbiota oral. Además de usarse en el ayurveda, tiene evidencia científica sobre sus beneficios en la microbiota oral.

-La visita regular al profesional de la salud oral en prevención te puede evitar muchos disgustos.

-Hay probióticos específicos que apoyan la salud oral.

-Como en otras situaciones, puede ser en ocasiones necesaria alguna suplementación como la vitamina D, la C, los omega 3… todo esto, bajo la guía de un profesional actualizado.

-Lo voy a escribir aunque me parece tan obvio que casi me da vergüenza: el tabaco es una de las peores cosas para la salud; también, para la salud de la boca.

-La respiración debe ser nasal: respirar por la boca altera la producción de la saliva y la composición de la microbiota de la boca. En esta época de mascarillas esto es especialmente importante. Los dentistas ya hablan del mask mouth, la «boca de mascarilla»: han visto aumentar la incidencia de caries, enfermedad periodontal y patología cutánea y mucosa oral y perioral por el uso masivo de las mascarillas. Esto es un problema sobre todo cuando no se cambian con la frecuencia adecuada.

-El estrés es muy pernicioso para la microbiota, ¡también para la de la boca! El predominio del tono simpático y la falta de tono parasimpático altera la composición de la saliva de una forma desfavorable.

-Si tienes problemas de bruxismo, dolor orofacial, mala función de la articulación temporo-mandibular… busca ayuda. Hay profesionales muy formados en todos estos problemas. ¿Sabías que los dolores de cabeza pueden tener que ver con la mordida o problemas orales y de la ATM?

Ah, por cierto… si tienes pareja, que también se cuide la boca! Si no, tus esfuerzos pueden ser en balde… porque con la pareja compartimos de todo, y esto incluye la microbiota.

Cuidados de la boca

Para compartir:

6 Comments

  1. Justa
    abril 5, 2021

    Hola, me intefesa mucho esta informacion. Tengo un liquen plano oral y bruxismo. Me podria mejorar el ,iquen con probioticos? Un ñoco desesperada y todo esto me ilusiona. Gracias por su trabajo.

    Responder
    1. Sari Arponen
      abril 5, 2021

      Hola: el liquen podría mejorar, pero probablemente habría que hacer muchas más cosas. Le recomiendo una valoración por una persona experta en Dermatología integrativa / PNI (como Laura Moya Alonso de Integraderm, Ivana Corona o Paula Bergua). Para bruxismo es fundamental una valoración completa de todo el complejo de la ATM, etc… Le deseo que mejore. Un saludo.

      Responder
  2. Lola
    marzo 3, 2021

    Todo este campo me era totalmente desconocido y gracias a su trabajo me ha encantado conocerlo. Gracias. Un saludo.

    Responder
    1. Sari Arponen
      marzo 3, 2021

      Me alegra que le haya interesado. Gracias 🙂

      Responder
  3. gloria
    febrero 11, 2021

    Muchas gracias, por tu gran trabajo, una aportación excepcional

    Responder
    1. Sari Arponen
      febrero 17, 2021

      Muchas gracias 🙂

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top